Venezuela insta a la OIT a ser más transparente y a despolitizar sus mecanismos

 

Ginebra.- Venezuela instó a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) a garantizar una mayor transparencia y objetividad en sus mecanismos, y a evitar la politización de los temas que se debaten en esa instancia laboral mundial.

 

El Jefe de la Delegación venezolana, Elio Colmenares, fue enfático al señalar que “es inquietante que la lista de los países en la Comisión de Aplicación de Normas de la OIT sólo incluya a naciones del Sur”.

 

Tales afirmaciones fueron hechas durante su discurso en la Plenaria de la 104ª Conferencia Internacional del Trabajo que se desarrolla en Ginebra, Suiza.

 

“La OIT otorga importancia al papel de la gobernanza del trabajo, pero debe prestar atención a la transparencia y objetividad en los métodos de la organización, porque pueden colocarse al servicio de intereses particulares”, afirmó.

 

El vocero venezolano observó que ese organismo pregona una supuesta relación directa que existiría entre el hecho de ser un país en desarrollo y la violación de derechos laborales, “lo que no es cierto”, indicó.

 

“Son precisamente países desarrollados los que han sostenido sus crisis con las restricciones al empleo, la flexibilización de los derechos laborales y la disminución de la seguridad social, pero esos temas no se tratan aquí”, cuestionó Colmenares.

 

Insistió en que ya se notan “con mucho descaro” los intereses políticos que están detrás de supuestos alegatos de incumplimientos en materia laboral.

 

“Basta que en un país cambie el signo político del gobierno, para que aparezcan acusaciones en su contra. Eso no es técnico, ni objetivo, ni transparente”, recalcó.

 

Con respecto a la inclusión de Venezuela -este año- en la lista de la Comisión de Aplicación de Normas, por alegatos de presunta violación al convenio 87, que se refiere a la libertad sindical y a la negociación colectiva, Colmenares señaló que estas conclusiones dejan constancia nuevamente del enfoque político reinante en la OIT.

 

“Ante los innegables avances de la Revolución Bolivariana esos campos, ahora surge una arremetida despiadada contra los logros de Gobierno del presidente Nicolás Maduro”, expresó.

 

“La determinación de la lista de países concernidos en esa Comisión, los casos que deben ser señalados como graves y urgentes, y las conclusiones de los debates, tienen que estar sustentados en una transparencia y objetividad que no deje lugar a dudas. No pueden estar sometidos a negociaciones tras bastidores”, advirtió.

 

Criticó anomalías que se repiten contra países como Venezuela, que adelantan políticas de vanguardia en la protección de los derechos de los trabajadores.

 

“Hemos visto informes de misiones que obvian respuestas o no sacan conclusiones para evitar cerrar alegatos; en cambio, se favorecen conclusiones de asuntos que no fueron tratados en la agenda”, precisó el delegado principal venezolano.

 

Denunció que hay funcionarios de la OIT que promueven reuniones extra-frontera de organizaciones opositoras, sindicales y políticas, con el fin de diseñar estrategias contra el país. Y preguntó: “¿Es eso transparente? ¿Es objetivo? ¿Ayuda a la gobernanza en el trabajo?”.

 

Colmenares subrayó que Venezuela ha desarrollado el mejor sistema en la región para el ajuste del salario mínimo, explicando que factores técnicos y económicos señalan esa necesaria medida para garantizar el ingreso mínimo vital que obliga la Constitución Bolivariana.

 

“Venezuela mantiene una amplia y permanente consulta con los actores sociales. Esto ha llevado al ajuste del salario mínimo en 30 ocasiones en 16 años. Sin embargo, asombrosamente, el año pasado fuimos citados a la Comisión de Aplicación Normas por incumplimiento del Convenio 26 sobre fijación de salarios mínimos”, destacó.

 

Explicó que los alegatos de cuestionamiento de la OIT a estas medidas de justicia laboral fueron de tipo político, sin criterios técnicos ni evaluación objetiva.

 

“El principal alegato fue la presunta ausencia de Fedecámaras, que es un grupo político de empleadores. Nos preguntamos si el objetivo del Convenio 26 es que haya sistemas de fijación del salario mínimo o la defensa de los intereses de un grupo político”, sostuvo Colmenares en la plenaria.

 

Agregó que Fedecámaras ha promovido golpes de Estado, el sabotaje petrolero y otras acciones conspirativas, y que hoy fomenta una inocultable guerra económica contra Venezuela.

 

“Hace semanas se localizaron 15 millones de vacunas acaparadas, necesarias para atender la epidemia de chikungunya durante el año pasado, cuando ellos (los empresarios) atizaban una campaña mediática denunciando escasez de medicinas. Contra este ataque a la gobernanza, la OIT no ha emitido pronunciamiento alguno”, lamentó Colmenares.

 

 

Prensa Misión Venezuela ONU Ginebra


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s