Jaula, alpiste y revolcadero

Disidencia y ANEXIONISMO

Arthur González – Según el proverbio “Las aves de igual plumaje vuelan en el mismo bando”, por eso la exigua contrarrevolución cubana, construida y financiada por Estados Unidos, no tiene otra alternativa que cocinarse en su propia salsa, ante la imposibilidad de crecer en membrecía por fines ideológicos.

La más reciente orientación que recibieron desde Miami, es la de fabricar la imagen de que el gobierno cubano incrementa la “represión” contra los clasificados desde el exterior como “disidentes”.Así lo divulgan publicaciones financiadas con parte de los veinte millones de dólares que anualmente aprueba el presidente Barack Obama, para las acciones subversivas contra Cuba.

Esos sitios repiten lo mismo para crear una matriz de opinión que se oponga a las conversaciones entre Estados Unidos y Cuba, e incluso la Unión Europea y los líderes de la isla, algo que suponen los “disidentes” puede poner en peligro el envío de los cientos de miles de dólares con los que viven plácidamente sin necesidad de trabajar.

En esos espacios digitales se observan las mismas declaraciones, incluso las realizadas desde el exterior como las efectuadas por la grosera Berta Soler de las llamadas “Damas”, durante sus viajes de entrenamiento a Estados Unidos y los turísticos por Europa para presentar un gastado show mediático que ya nadie cree, al constatar como incrementa peso corporal y actualiza su vestuario, sin poder mostrar una sola marca de las “golpizas” a la que según ella es sometida.

Otro de los que reciben igual orientación desde la Florida es Antonio Enrique González-Rodiles, reclutado por la CIA en el 2004 en Miami y orientado a regresar definitivamente a la Habana para parir el grupo Estado de SATS, supervisado personalmente por diplomáticos de la Sección de Intereses de Estados Unidos en la Habana.

Supuestamente el proyecto se conformó como “independiente” para temas de arte, ideas, pensamiento y acción social, pero al no lograr atraer a intelectuales y artistas reconocidos, ha devenido en un grupúsculo contrarrevolucionario más, integrado por los mismos “disidentes” que integran otras formaciones de idéntico corte.

Para demostrar su “independencia” del gobierno cubano, en cada reunión de Estado de SATS está presente un funcionario norteamericano, quien verifica su comportamiento y el empleo del financiamiento y recursos materiales entregados.

Asiduos a esos eventos son la inculta y grosera Berta Soler; Elizardo Sánchez Santa Cruz y Pacheco; la devenida en bloguera oficialista de Washington Yoani Sánchez y su “apuesto” esposo Reinaldo Escobar; el “talentoso” rockero Gorki Ávila, guitarra líder del grupo “Porno para Ricardo” que actúan semi desnudos o desnudos; el “famoso” grafitero Danilo Maldonado, apodado “El Sexto”, debido a que en su único grafiti solo aparece dicha palabra; y Eliécer Ávila, transmutado de humilde campesino en ingeniero informático por obra y gracias del sistema socialista cubano que le permitió estudiar gratuitamente.

El caso de Ávila obliga a recordar aquello de que “pudo más el interés que el amor que te tenía”, al cambiar su deseo de visitar el pueblito boliviano de La Higuera, donde fue asesinado el Che, por los viajes pagados desde Estados Unidos al Instituto Lesch Walesa, para aprender cómo hacerse un “disidente” con dinero de la CIA.

González-Rodiles a pesar de su esfuerzo por mantener una imagen de hombre de ciencias y preocupaciones intelectuales, ha devenido en un contrarrevolucionario más, con las misma orientaciones para hacer revertir el proceso de acercamiento entre el Gobierno de Obama con Cuba, que pretende alcanzar los mismos objetivos pero con métodos diferentes.

Precisamente ese cambio de táctica es inadmisible para la mafia anticubana y aquellos sectores más recalcitrantes de Estados Unidos, que ven el peligro de perder más de medio siglo de campañas engañosas y amplios presupuestos financieros, ante una posible apertura comercial entre los dos países que pueda ocupar una prioridad en los beneficios económicos del sector empresarial norteamericano, en vez de las acciones de subversión para socavar a la Revolución.

En cierta medida pueden tener razón, ya que con el Gobierno cubano es más segura la inversión de los empresarios yanquis, que en un supuesto gobierno dominado por los terroristas de Miami, acostumbrados a las trampas y sobornos como los ejecutados por el senador Bob Menéndez, a cambio de influencia entre sus votantes.

Ninguno de los “disidentes” puede mostrar señales de tortura, golpizas policiales similares a las ejecutadas por la policía yanqui y menos aun denunciar asesinatos o desapariciones como las ocurridas en México, Honduras o Guatemala.

Al final todos los contrarrevolucionarios terminan iguales, salcochándose en su mismo caldo por falta de quórum, como tristemente ha terminado el licenciado en física y máster en matemáticas Antonio Enrique González-Rodiles, reunido con la inculta Berta Soler y su tropa integrada por personas sin educación pero cargada de antecedentes delictivos, pues así lo ordenan los que envían la planta desde Miami.

Su ilusión de conformar una “oposición” de intelectuales y artistas, terminó en jaula, alpiste y revolcadero con lo peor de la sociedad cubana.

Relacionado


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s