Montados en el vehículo equivocado

 The Washington Post

Arthur González – Hasta dónde se puede llegar en una campaña contra Cuba, nadie puede imaginarlo y prueba de ello fueron las más recientes alucinaciones de los que pretenden transformar la realidad a su libre albedrío, a las que desgraciadamente arrastraron al prestigioso diario estadounidense The Washington Post. En un artículo titulado “En Cuba hay apertura, pero no para artistas y activistas”, el importante diario miente y tergiversa sobre la realidad de la isla, sin reflejar el rotundo éxito logrado en la recién Bienal de la Habana, la cual constituyó una verdadera fiesta del arte mundial, con la presencia de más de mil artistas de un centenar de países, unidos a las figuras más destacadas de las artes plásticas cubanas.

Plazas, parques, importantes avenidas y galerías de arte de la capital cubana, fueron inundadas por cientos de miles de personas que interactuaron libremente con las obras de reconocidos plásticos. Algo para recordar fueron las instalaciones ubicadas en el malecón habanero, avenida temporalmente cerrada al tránsito vehicular para que la multitud pudiera disfrutar ampliamente de las obras presentadas e incluso de espectáculos como los ofrecidos por el ballet de Liz Alfonso.

¿Qué no hubo en la Bienal de la Habana? provocaciones ajenas a las artes verdaderas y de calidad, como las que intentó ejecutar Tania Bruguera siguiendo orientaciones de integrantes de la mafia terrorista anticubana radicada en Miami, esa que se opone al cambio de política adoptada por la administración de Barack Obama.

Recordemos que a solo 15 días del histórico discurso del presidente de Estados Unidos el 17.12.2014, donde anunció el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba ante el fracaso de una táctica hostil que no logró derrocar a la Revolución, arribó Tania a La Habana con la intención de ejecutar una provocación política a la que pretendió denominar “performance”.

Por ese hecho está a la espera de un juicio por alteración del orden, pues en las instrucciones recibidas le exigieron que fuera en plena Plaza de la Revolución y no en una galería de arte.

Una vez iniciada la Bienal de la Habana y ante el fracaso de sus intensiones que para nada tienen que ver con el arte, los que han vivido del cuento de ser “exiliados”, “disidentes” u “opositores”, Tania pretendió ensombrecer la fiesta de las artes con otro supuesto “performance” consistente en una provocación puramente política.

Ahora ante el fracaso de sus planes y la inigualable victoria del arte internacional, reconocido por importantes galeristas, pintores, escultores y críticos, The Washington Post se montó en un carril equivocado, lo cual puede descalificar a los periodistas dedicados a la crítica de las artes que han hecho el ridículo con la divulgación del artículo en cuestión.

Otra bufonada fue referirse a Gorki Águila como “rockero punk”, cuando en realidad es una persona que su único “mérito” es tocar con la banda “Porno para Ricardo”, desnudo o semi desnudo, lo que puede constatarse en el sitio Web. Ese “músico” ha estado en varias oportunidades en México y no ha podido ofrecer ni una serenata, debido a su baja calidad artística.

A esto se suma el calificar de “grafitero” y ahora de “humorista político”, a Danilo Maldonado Machado, un hombre que como única “obra de arte” solo puede mostrar su mono tema “El Sexto”, palabra que pinta sobre paredes y muros habaneros, alcanzando “notoriedad” al vincularse a la contrarrevolución asalariada de Estados Unidos para ganarse algunos dólares.

Ninguno de los dos son artistas reconocidos en Cuba ni en circuitos internacionales del arte.

En cambio Tania Bruguera sí tiene una obra nacional e internacional multi premiada en su país y fuera de él. Ha participado en otras Bienales de la Habana pero en esta ocasión perdió la oportunidad de mostrar sus trabajos, al vincularse a la más despreciable masa de contrarrevolucionarios, particularmente a las incultas y groseras integrantes de las llamadas “Damas” de Blanco que actúan solo por dinero, algo reconocido por el propio jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, en cables secretos conocidos en el sitio Wikileaks.

Para los miles de participantes en la Bienal, el escrito del afamado diario norteamericano resulta una vergüenza, al asumir el triste papel de barrera al cambio y obviar que ya no pueden seguir engañando a su propio pueblo con mentiras y falsedades contra Cuba, porque como expresara José Martí:

“Contra la verdad nada dura”.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s