Como dijo Fidel: “No confío en la política de EEUU”.

Por Ernesto López:

Durante el segmento de alto nivel de la actual sesión del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, el 2 de marzo, el Subsecretario de Estado Antony Blinken expresó que “el Presidente Obama enfatizará que el pueblo cubano estará mejor en un ambiente donde la gente sea libre de elegir sus partidos políticos y sus líderes, expresar sus ideas, y donde la sociedad civil sea independiente y se le permita florecer”.

Las palabras del Sr Blinken, cual significa “destello” en alemán, han causado no pocas suspicacias entre los que aun creen en las buenas intenciones de la próxima visita del Presidente Obama a la isla caribeña.

Hace unos días, el 18 de febrero,  Ben Rhodes, Asistente del Presidente de Estados Unidos dijo que “su gobierno busca la manera de hacer irreversible el proceso de normalización de las relaciones y la visita de Obama ayudará en esa dirección”

Previa­mente había dicho: “Siempre vamos a tener diferencias con el gobierno cubano sobre el tema de los derechos humanos porque ellos tienen un sistema político diferente”. Los derechos humanos es un tema sobre el que ya han intercambiado con los cubanos, que aceptan dialogar “sobre bases de respeto, de igualdad, de reciprocidad y de no intervención en los asuntos internos de ninguna de las partes”, como afirmó Josefina Vidal, directora general para EEUU de la Cancillería cubana

Dijo Rhodes también que los cu­banos quieren  la mejoría de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos y que una encuesta de un diario estadounidense habla de un 95% de apoyo al deshielo de las relaciones. Entonces se preguntó: “¿Por qué en nombre del pueblo cubano abrazaríamos una política que es masivamente rechazada por ellos?”.

Como no me juega lo dicho por Blinken con lo que dijo Rhodes, me pregunto:

¿Abrazarán la política del diálogo sobre las bases de no intervención en los asuntos internos de ninguna de las partes o vendrán con las viejas fórmulas del multipartidismo que ya Cuba vivió antes de 59?

¿Abrazarán la política del diálogo sobre las bases del respeto a las cientos de organizaciones que conforman la sociedad civil cubana o seguirán apadrinando a los grupúsculos dependientes de Washington y que son masivamente rechazados por los cubanos?

¿Abrazarán la política del diálogo sobre las bases de igualdad y reciprocidad en el  respeto a los líderes de cada país o vendrán a imponernos nuevos dirigentes?

¿En quién están pensando…en Berta Soler, en Yoani Sánchez, en  Elizardo también Sánchez, por favor….?

Tengo fe en que las palabras de Blinken sean como el destello: un resplandor de luz, pero de breve duración.

No obstante, me quedo con lo escrito por Fidel en su carta a los estudiantes de la FEU, el 25 de enero del 2015.

“No confío en la política de Estados Unidos ni he intercambiado una palabra con ellos, sin que esto signifique, ni mucho menos, un rechazo a una solución pacífica de los conflictos o peligros de guerra. Defender la paz es un deber de todos. Cualquier solución pacífica y negociada a los problemas entre Estados Unidos y los pueblos o cualquier pueblo de América Latina, que no implique la fuerza o el empleo de la fuerza, deberá ser tratada de acuerdo a los principios y normas internacionales. Defenderemos siempre la cooperación y la amistad con todos los pueblos del mundo y entre ellos los de nuestros adversarios políticos. Es lo que estamos reclamando para todos”.

 

 


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s