Rosa María Paya captó rápidamente cómo vivir del cuento, meterse de lleno en el lucrativo negocio de la contrarrevolución.

La hija de Oswaldo Payá –fallecido en julio de 2012 en un accidente automovilístico provocado por la conducción temeraria del dirigente de la juventud del Partido Popular español, Ángel Carromero– se involucra en burdas provocaciones con tal de satisfacer su desenfrenada necesidad de protagonismo. En efecto, no escatima oportunidad ni recursos de sus patrocinadores para ganar mayor visibilidad mediática internacional, cuestión que explica sus constantes y costosas giras internacionales gracias al generoso financiamiento estadounidense, en especial de la NED, considerada hasta por The New York Times una filial de la CIA. 

Y como el que paga manda, esta activista” cubana cumple al pie de la letra con el encargo de sus patronos de realizar acciones provocadoras no solo contra Cuba sino también contra Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua para lo que cuenta con el apoyo de la derecha latinoamericana y europea, además de la complicidad del Secretario General de la OEA, el uruguayo Luís Almagro.

La también presidenta de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia (REDLAD) – una curiosa ONG también financiada por la NED y que viene como anillo al dedo a la Administración norteamericana y a sus servicios especiales para encubrir su labor injerencista y subversiva contra los países latinoamericanos y caribeños que no son del agrado de Washington- visitó Bolivia a mediados de este mes de octubre.

A ese país andino viajó para conspirar –como era de esperar- con los opositores al gobierno del presidente Evo Morales y promover su trasnochado propósito de realizar un “plebiscito vinculante” en la Isla, que comenzó a impulsar luego de dar la espalda al grupo contrarrevolucionario creado por su padre, debido a sus irreconciliables contradicciones con la dirigencia del mismo, en particular con su tío Carlos Alberto Payá Sardiñas.

En fin, un proyecto que no tiene nada de novedoso y al igual que los impulsados por su padre está condenado al fracaso. Como también los de otros mercenarios viajeros que derrochan creatividad inventando y promocionando innumerables proyectos que solo les son de utilidad para promoverse ante los medios y recibir financiamiento del exterior.

De La Paz voló directamente a Praga – que visita por cuarta vez en este año- para participar en una nueva edición del evento subversivo Foro 2000, el cual desde su creación en 1996 es financiado por la NED.

Concluida su estancia en la capital Checa regresó al continente latinoamericano ingresando el 20 de octubre en el territorio de Nicaragua para luego continuar con su gira por varios países del área como México, Dominicana, Perú, Colombia, entre otros, con el propósito de participar en una campaña de anti-corrupción que promueve la REDLAC en coordinación con las embajadas norteamericanas en cada una de esas capitales.

En el caso concreto de Nicaragua proyecta convertir el lanzamiento de esa campaña en un acto de provocación al Gobierno sandinista a solo unos días de las elecciones presidenciales en complicidad con los opositores, quienes “casualmente” – al igual que Rosa María Payá – también reciben abundante financiamiento de la NED.

Tampoco la próxima Cumbre Iberoamericana que se realizará en Colombia escapa a sus planes. Ella pretende hacer coincidir su visita con este evento en función de aprovechar ese escenario para arremeter con sus habituales ataques contra Cuba y Venezuela, fundamentalmente.

No es la primera vez que esta falsaria empedernida y de dudosa cristiandad – que se ha mezclado con terroristas y ex agentes de la CIA, como es el caso de Félix Toledo Montero, en una visita que realizó a República Dominicana en el mes de enero de este año- se enrola en provocaciones y falsas acusaciones para llamar la atención de los medios.

Tras el deceso de su padre centró sus esfuerzos en solicitar ante diferentes organismos internacionales una absurda investigación para presentar a las autoridades cubanas como responsable de ese trágico suceso, aunque nunca ha aportado prueba que respalde tan falaz acusación.

Luego de victimizarse falsamente alegando un inexistente acoso de las autoridades cubanas y hasta amenazas de muerte, ella, sus dos hermanos y su madre –Ofelia Acevedo– salieron de Cuba en junio de 2013, luego de recibir el estatus de refugiados políticos que les otorgó la entonces representación diplomática norteamericana en La Habana conocida como la SINA.

A su llegada a los Estados Unidos de inmediato recibió el apoyo de la fracción de la extrema derecha cubano americana representada por los congresistas de origen cubano Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz Balart, el senador Marco Rubio – quien en enero de 2015 la llevó como su invitada oficial al discurso del Estado de la Unión ofrecido ante el Congreso por el presidente Obama -, y también del connotado agente de la CIA Frank Calzón.

Luego de “exiliarse” -esta extraña “refugiada política”- ha viajado a la Isla en tres oportunidades realizando diferentes actividades. Sin embargo, detrás de cada una de esas visitas, siempre inventándose falsos “riesgos y peligros” que implican para ella –con el evidente objetivo de llamar la atención de los medios-, está su propósito de visitar in situ las propiedades familiares en la Isla.

¿Cómo se explica que esta joven cubana que disfruta en Estados Unidos las ventajas que le concede tener el estatus de refugiada política y los beneficios económicos que este le otorga, pueda a la vez viajar cuando se le antoje a Cuba y pasear libremente por sus calles y plazas?

Evidentemente, Rosa María Paya captó rápidamente cómo vivir del cuento, meterse de lleno en el lucrativo negocio de la contrarrevolución y aprovecharse de los beneficios que otorga tanto la Ley de Ajuste Cubano, como los que facilita la nueva legislación migratoria vigente en CUBA.

Al parecer por esa misma actitud oportunista no le preocupa evidenciar que la intensa labor que desarrolla dándole la vuelta al mundo, solo es posible gracias a su condición de agente asalariada del Gobierno norteamericano que la utiliza en función de satisfacer sus objetivos injerencistas y subversivos no solo contra la Mayor de las Antillas, sino también contra los gobiernos progresistas de nuestra región.

En fin, como dice un viejo refrán cubano “verde y con puntas: guanábana”.

Por Julio Ferreira


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s