Una nueva faceta de la subversión USA contra Cuba

Actualmente la inteligencia norteamericana, y sus entes para la subversión y desestabilización de gobiernos soberanos, cuentan con un amplio tinglado de tapaderas constituidas por ONGs, universidades, entre otros, a partir de la promoción de dudosas becas, intercambios culturales y otras acciones que, como el empleo de grupos mercenarios y quinta columnas, buscan llevar a cabo su labor injerencista y desestabilizadora. Por ello no resulta asombroso que la American University Washington College of Law le tienda la mano a Cubalex.

La noticia de que la American University Washington College of Law ha iniciado una recaudación de fondos en apoyo de la organización contrarrevolucionaria Cubalex, hace levantar suspicacias sobre dos aspectos esenciales: el intento de revivir por parte de la CIA y de la DIA –tradicionalmente vinculadas a esta Universidad en proyectos destinados a la subversión como lo fueron los proyectos Camelot (en Chile), el Proyecto Simpatico en Colombia y los Proyectos Task y Colony en el Perú, a partir de estudiar las circunstancias sociales en cada momento para forzar cambios políticos–, por un lado, y el empleo de la contrarrevolución interna en Cuba para obtención de información de interés, por otro lado.

La aparente recogida de fondos mediante la plataforma digital Go Fund Me, no es más que una mascarada mediática para esconder las malsanas intenciones de los servicios de inteligencia norteamericanos involucrados en planes desestabilizadores y subversivos contra Cuba.

Consta que la American University Washington College of Law (CMT) es la facultad de Derecho de la American University desde 1949, ubicada en Tenleytown, Washington DC y que la misma sirvió para que la inteligencia militar norteamericana y la CIA comenzaran a involucrarlo en proyectos secretos para provocar cambios políticos en otras naciones. Uno de estos casos fue el llamado proyecto Camelot. El mismo perseguía investigar entre los años 1963 y 1964 –fundamentalmente por el Departamento de Defensa– los fenómenos sociales, evaluar a los mismos y determinar los factores potenciales para el cambio político, así como las respuestas institucionales a los mismos. Tenían fundamentalmente una función de espionaje y contrainsurgencia.

Lo destacado del caso es que estos proyectos en forma de operaciones encubiertas en las ciencias sociales se realizaron y realizan sin la venia de las naciones afectadas, como es el caso de World Learning para Cuba, así como Zunzuneo y otros. Lo mismo ocurrió con el intento de usar a becarios Fulbright como agentes de espionaje, tanto en Bolivia como en otras naciones.

Con regular frecuencia altos dirigentes de la inteligencia norteamericana visitan a este centro universitario para impartir conferencias, como fue el caso del discurso de John C. Gannon, presidente del Consejo Nacional de Inteligencia, impartido el 6 de octubre del 2000, donde abordó el tema de “Uso estratégico de la información de código abierto.” En esencia, Gannon destacó que el manejo de información de código abierto es relevante en materia de espionaje y que el mismo ha ido modificándose, previendo no solo el uso de fuentes públicas y las redes sociales sino también mediante el factor humano (HUMINT) para obtener un conocimiento de la realidad social de los adversarios y trazar una correcta respuesta para propiciar cambios deseados por los EEUU.

El destape del proyecto Camelot en Chile, el 1965, que involucró al Pentágono, a la CIA, al llamado grupo de tarea identificado como Special Operations Research Office (SORO), afiliada a la American University, no significó el fin del espionaje y operaciones encubiertas en América Latina. Camelot no desapareció definitivamente, sino se transformó a través de la actividad encubierta de las ONGs como la USAID, la NED y tantas otras. Asimismo, la actividad de estudio de las sociedades a las que se intenta forzar para un cambio de escenario político es atendido especialmente por el Intelligence Advanced Research Projects Activity (Iarpa), que funciona bajo la orientación del director de Inteligencia Nacional de los EE.UU., en coordinación con las agencias de inteligencia como la CIA y la NSA.

Actualmente la inteligencia norteamericana, y sus entes para la subversión y desestabilización de gobiernos soberanos, cuentan con un amplio tinglado de tapaderas constituidas por ONGs, universidades, entre otros, a partir de la promoción de dudosas becas, intercambios culturales y otras acciones que, como el empleo de grupos mercenarios y quinta columnas, buscan llevar a cabo su labor injerencista y desestabilizadora. Por ello no resulta asombroso que la American University Washington College of Law le tienda la mano a Cubalex.

F/Descubriendo Verdades 

 


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s