Luchar por el levantamiento del Bloqueo es luchar por el beneficio de ambas naciones.

sancti spiritus, diabetes, heberprot-p, pie diabetico

El nuevo paquete de medidas anunciadas por los Departamentos del Tesoro y de Comercio de los Estados unidos,  aunque mantiene las restricciones para las importaciones cubanas en ese país —especialmente para las provenientes del sector estatal—, establece una excepción con los productos farmacéuticos. Con esta apertura pudiera cambiar la realidad que hoy afecta a millones de ciudadanos estadounidenses, a quienes, debido al bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba, se les ha negado la posibilidad de acceder a programas médicos de la Mayor de las Antillas, de calidad reconocida a nivel internacional.

Por ejemplo, el Heberprot-P, medicamento que ha beneficiado a más de 230 000 pacientes en el mundo, pudo haber cambiado la suerte de muchos estadounidenses con úlceras del pie diabético, de acuerdo con el doctor Rafael Ibargollín Ulloa, investigador del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) de Sancti Spíritus.

“En Estados Unidos, de más de1 millón de personas que anualmente desarrollan úlceras de pie diabético, entre 200 000 y 350 000 sufren amputaciones. Ese país tiene una población de alrededor de 30 millones de diabéticos debido a estilos de vida que predisponen esta enfermedad”, refiere el especialista espirituano.

“A pesar de contar con toda la tecnología para revertir esta situación, no logran evitar las amputaciones. Cuba posee una terapia muy eficaz, probada en numerosos países con positivos resultados, y que podría salvar las extremidades de esos pacientes condenados irremisiblemente a una muerte temprana una vez amputados”, alerta Ibargollín Ulloa.

Fabricado por el CIGB de La Habana, el Heberprot-P cuenta con 21 registros sanitarios y más de 30 patentes concedidas. “Este es uno de los primeros productos genuinos de la Biotecnología cubana —aclara el especialista— que tiene la característica de ser único de su tipo en el mundo.

“Hay múltiples terapias para estos casos de úlcera de pie diabético avanzada que realmente no resuelven el problema y no evitan el 85 por ciento de las amputaciones realizadas. Los únicos países que han logrado disminuirlas en un 71 por ciento son aquellos donde se ha implementado el estudio con el Heberprot-P”, añade.

Como consecuencia de las limitaciones impuestas por el bloqueo, otros productos cubanos tampoco han podido comercializarse en el mercado estadounidense, asegura Ibargollín Ulloa.

“La vacuna cubana contra el cáncer de cabeza y cuello —ejemplifica— ha demostrado ser efectiva y está avalada por los resultados de los ensayos clínicos realizados en diferentes naciones; sin embargo, no se ha permitido utilizar en Estados Unidos.

“En el Centro de Ingeniería Genética de Sancti Spíritus se produce un diagnosticador único de su tipo en el mundo para la enfermedad Celíaca —afecta al 1 por ciento de la población por trastornos digestivos—, y aunque varios laboratorios estadounidenses se han interesado en este por su calidad, no se ha podido efectuar ningún proceder comercial”.

De acuerdo con el Informe que Cuba presentará a la Organización de Naciones Unidas (ONU) el 26 de octubre próximo, instituciones como el Centro de Histoterapia Placentaria, de La Habana, han identificado la imposibilidad de exportar la Melagenina Plus, la Coriodermina y la loción piloactiva, medicinas efectivas en el tratamiento del vitíligo, la psoriasis y la alopecia; las dos primeras enfermedades tienen una prevalencia de 1 por ciento y 3,15 por ciento en el país norteño, respectivamente.

El documento refiere, también, las trabas aplicadas a la empresa cubana LABIOFAM, productora del Vidatox 30CH, tratamiento natural con un probado efecto antiinflamatorio, analgésico y antitumoral en los pacientes con cáncer.

La afectación económica total provocada por el bloqueo de Estados Unidos en el sector de la Biotecnología y la Farmacéutica ascendió a más de 171 millones 665 mil dólares de abril de 2015 a igual mes de 2016, según expuso Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Relaciones Exteriores, durante la reciente presentación en La Habana, ante la prensa nacional y extranjera, del Informe de la Mayor de las Antillas sobre la Resolución 70/5 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, titulado Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba.

Tal como subrayó días atrás Josefina Vidal Ferreiro, directora general de Estados Unidos de América en el Ministerio de Relaciones Exteriores, pese a la Directiva presidencial emitida el 14 de octubre por Barack Obama y al paquete de medidas anunciadas en Washington,“el bloqueo de Estados Unidos a Cuba persiste y son medidas positivas, pero tienen un carácter limitado”.

En el campo de la Salud se autorizaron las transacciones para obtener la aprobación por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA), de EE.UU, de productos farmacéuticos cubanos, además de su importación, promoción, venta y distribución en esa nación con el visto bueno de la FDA; no obstante, se mantienen vigentes procesos que dificultan la concreción de la medida.

Las limitaciones se evidencian, igualmente, en el hecho de no admitirse el establecimiento de empresas mixtas para el desarrollo y comercialización de productos farmacéuticos cubanos; por ello, para que los estadounidenses puedan beneficiarse con esos medicamentos aún resta tender un largo puente entre ambos países.

F/Escambray

 

 


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s