Crecen campamentos por la paz en Colombia

Con casi un mes de vida, el campamento por la paz de la colonial Plaza Bolívar tiene prolongaciones ya en Cali y Cartagena de Indias, esta última levantada hace unas dos semanas en las proximidades de la céntrica Torre del Reloj.

La iniciativa impulsada inicialmente por estudiantes universitarios surgió en esta capital a raíz del plebiscito del 2 de octubre cuando la mayoría de los participantes en ese ejercicio democrático rechazó el pacto suscrito entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) para terminar el largo conflicto entre ambas partes.

Luego del inesperado resultado que puso en duda la vigencia de lo consensuado y la continuidad del proceso pacificador con esa guerrilla, comenzaron a llegar a la bogotana Plaza Bolívar decenas de jóvenes quienes encontraron apoyo en trabajadores, jubilados, familiares de desaparecidos, desplazados por la contienda y otras víctimas.

En la actualidad más de 200 personas pernoctan dentro de sus casas de campaña en la antigua explanada, donde instalaron también carteles con un claro reclamo: !Queremos un acuerdo de paz ya!

Encontrar una salida urgente que permita salvar las avanzadas negociaciones con las FARC-EP y ponga final a la guerra de más de medio siglo es el pedido principal de los ocupantes de la plazoleta, quienes desafían los días lluviosos y las bajas temperaturas.

No nos vamos hasta que las partes involucradas logren una conciliación, aseguraron a Prensa Latina varios de los nuevos habitantes de ese espacio público, situado en los alrededores del Congreso de la República y la Catedral Primada de Colombia.

Tras el revés sufrido en el plebiscito el presidente Juan Manuel Santos decidió abrir escenarios de diálogo con simpatizantes del voto negativo y otras fuerzas con vistas a un eventual ajuste del acuerdo ya existente.

Al campamento Ocupaz surgido aquí, le siguió el de la amurallada Cartagena de Indias, declarada Patrimonio de la Humanidad. Queremos ejercer presión para que sea respetada la decisión de los más de seis millones de colombianos que apoyamos el tratado rubricado con las FARC-EP, comentó Rubiela Valderrama, una de las coordinadoras de la idea en la caribeña urbe.

Frente al famoso Muelle de los Pegasos y al Centro de Convenciones donde sesionó la XXV Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno, representantes de 42 organizaciones permanecen acampados para defender el conjunto de convenios suscritos entre el Ejecutivo y esa agrupación guerrillera, la principal involucrada en la conflagración interna.

Tal documento contempla junto al cese el fuego bilateral y el desarme de esos combatientes, pactos en asuntos igualmente medulares como la transformación del campo mediante una reforma rural integral, el combate contra el tráfico ilícito de drogas y la reparación a los perjudicados de manera directa por la confrontación.

Otra de nuestras exigencias es que comiencen cuanto antes las pláticas con el también rebelde Ejército de Liberación Nacional (ELN), subrayó la activista, miembro del Movimiento Social de Mujeres.

Las citas entre portavoces gubernamentales y del ELN fueron aplazadas por el presidente Juan Manuel Santos el 27 de octubre.

Camino a la entrada principal del corralito de piedra, como es conocida la parte más antigua de Cartagena, los pueblerinos y turistas pueden conversar ahora con los hombres y mujeres del campamento por la paz, quienes exponen sus razones en pleno corazón de esa concurrida localidad.

En Cali, capital del departamento Valle de Cauca, fueron colocadas también carpas alrededor de la plazoleta San Francisco donde estudiantes y otros pobladores claman igualmente por un !Acuerdo Ya!

Muchos de los que no se levantaron a votar en el plebiscito cuando vieron sobrevenir el peligro de la guerra salieron a las calles, comentó el senador Roy Barreras.

Para la defensora de derechos humanos Gloria Flórez, Colombia está presenciando el despertar de un sentimiento.

Simultáneamente a las concentraciones en casas de campaña, fueron convocadas marchas en varias ciudades del país con el fin de hacer públicas peticiones similares.

Indígenas de La Guajira y la Sierra Nevada de Santa Marta, campesinos y voceros de comunidades afrodescendientes unieron sus manos en esta capital para desfilar por céntricas avenidas con consignas como !Ni un día más de guerra!

Única en el continente, la contienda ha dejado unos 300 mil muertos, casi siete millones de desplazados de sus lugares de origen y al menos 45 mil desaparecidos.

F / Por Adalys Pilar Mireles/Corresponsal de Prensa Latina en Colombia.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s