El Gran Teatro de La Habana se engalana este miércoles con la puesta de ¨ Giselle¨.

Resultado de imagen para Foto de Alicia Alonso bailando Giselle

El mítico debut de la bailarina cubana Alicia Alonso en Giselle motiva hoy la reposición de esa obra cumbre del romanticismo danzario en el 25 Festival Internacional de Ballet de La Habana.

Junto a El lago de los cisnes, Giselle es el ballet más codiciado y demandado por el público y los propios danzantes, quienes lo consideran un sueño y un reto. No es casual que múltiples bailarinas lo seleccionen como pieza de retiro artístico o como signo de advenimiento a la cúspide de una carrera, y hasta como imagen de terror, por la ansiedad que desata poder cubrir los requisitos dramáticos del personaje y la historia.

La trascendencia de algunas divas de la danza ha estado marcada, en buena medida, por sus interpretaciones en este ballet romántico por excelencia. Si de Giselle se habla, aflora inevitablemente el nombre de una de las luminarias del siglo XX, la cubana Alicia Alonso, quien fue la primera latinoamericana en encarnar el personaje.

De acuerdo con la crítica mundial, su construcción del papel sigue siendo una de las más logradas, pero pocos conocen los sacrificios y riesgos que afrontó la bailarina por el sueño de convertirse en Giselle. En 1940, Alonso y su primer esposo Fernando bailaban en Estados Unidos como miembros de la recién fundada American Ballet Theatre, cuando inesperadamente ella sufrió un desprendimiento de la retina de los dos ojos.

Tras ser operada, los médicos recomendaron que nunca mas volviera a bailar, pero inmóvil y vendada sobre una cama, la joven de 20 años de edad ensayó con los dedos de las manos la obra que por entonces anhelaba interpretar: Giselle. En aquella cama donde permaneció año y medio, Alonso repasó a diario cada detalle de la coreografía: los pasos, la pantomima, la música y el sentido de la danza.

Después de cumplir con el reposo establecido, la artista regresó a los escenarios en contra de la orientación de los médicos, y protagonizó lo que puede considerarse tanto una hazaña como un milagro. Alonso asumió el papel de Giselle en sustitución de la célebre bailarina británica Alicia Márkova, quien había enfermado poco antes de la presentación.

Con unos pocos ensayos, la cubana se convirtió por primera vez en la frágil campesina devenida espíritu tras la muerte, el 2 de noviembre de 1943 en el Metropolitan Opera House de Nueva York, junto al prestigioso bailarín británico Anton Dolin como Albrecht y el elenco del American Ballet.

Según varios críticos, aquella noche, en la persona de Alonso triunfó Cuba y toda América, pues ella mostró que una latina podía asumir con excelencia técnica y estilística un papel hasta entonces reservado para intérpretes eslavas o anglosajonas.

Tanto impacto causó la artista con su primera interpretación del personaje que al término de la función el gran coleccionista de danza George Chaffée le arrebató de los pies a la artista sus zapatillas ensangrentadas por tantas horas de trabajo y profetizó: ‘esto es para la historia’.

Así comienza la leyenda Alicia Alonso-Giselle, ballet que con el tiempo pulió al detalle y del cual creó una versión propia que hoy perdura como la más lograda de cuantas se encuentran en el repertorio internacional.

La sala García Lorca del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso acogerá la puesta de este miércoles, protagonizada por los primeros bailarines del Ballet Nacional de Cuba, Anette Delgado y Dani Hernández, bajo la dirección de la propia prima ballerina assoluta cubana y presidenta del Festival.

F/PL


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s