Se puede reducir el riesgo del cáncer de mama con tres medidas de la vida diaria.

Mujer palpándose en seno izquierdo

El cáncer de mama es de los más frecuentes en aparecer en el sexo femenino. Pero hay formas de prevenirlo. Al respecto, cualquier mujer puede tomar el control para reducir el riesgo de este tipo de cáncer a través de cambios en sus estilos de vida pues ellos ofrecen una potente protección cuando se realizan para bien de la propia interesada.

TOMA DE MEDIDAS

Se puede reducir el riesgo del cáncer de mama con tres medidas de la vida diaria. Por lo menos un tercio de los casos con esta enfermedad se pueden evitar mediante el control del peso corporal, la práctica sistemática de ejercicios físicos y eliminando o reduciendo a muy pequeñas y esporádicas ocasiones el consumo de alcohol.

EL PESO CORPORAL

La primera medida es llegar y mantener un peso corporal adecuado. Alrededor de un 20 por ciento de los casos de cáncer de mama se deben a un exceso de la grasa corporal.

Además del cáncer de mama, el sobrepeso y la obesidad aumentan el riesgo de por lo menos 10 cánceres más, según ha sido demostrado por la ciencia.

Una alimentación balanceada donde predominen los alimentos sanos como son las frutas, los vegetales, las carnes blancas, las grasas saludables, los alimentos integrales y los lácteos descremados, garantiza una adecuada alimentación y un aporte sustancial de elementos saludables capaces de conservar la salud y prevenir muchas enfermedades, entre ellas el cáncer.

Al mismo tiempo se debe eliminar el exceso de grasas, principalmente las saturadas y trans, las carnes rojas y los peligrosos alimentos refinados por la industria como son el arroz o el pan blanco y los dulces.

LAS ACTIVIDADES FÍSICAS

La segunda medida es hacer por lo menos 30 minutos de actividad física moderada cada día, pues ayuda a alcanzar el peso saludable y mejora al sistema inmunitario.

Aquellas mujeres capaces de realizar caminatas de 90 minutos de duración diariamente o de vincularse con actividades físicas más vigorosas, pues mucho mejor.

Además, con las actividades físicas el corazón bombea más sangre oxigenada a todas partes del cuerpo incluido al propio corazón y al cerebro.

EL PROBLEMA DEL ALCOHOL

El tercer paso a seguir en cuanto a la prevención del cáncer de mama es evitar el alcohol.

No existe cantidad segura de alcohol para ningún cuerpo humano. Las personas tienen grados diversos de susceptibilidad a las bebidas alcohólicas, pero eso no puede conocerse previamente.

Y ha sido demostrado sin lugar a dudas como las bebidas alcohólicas tienen efectos cancerígenos, entre ellos el de la mama femenina.

LO MALIGNO DEL ALCOHOL

El alcohol entra en las células del organismo humano con mucha facilidad y luego es convertido en acetaldehído, lo cual puede dañar con relativa habilidad al ADN de dichas células.

Entonces es muy posible la cancerización de las células afectadas debido a esta distorsión del su ADN celular.

LAS MEJORES VÍAS

Los investigadores también han encontrado como amamantar reduce el riesgo de cáncer de mama.

Aunque no existen totales garantías respecto al desarrollo del cáncer, las mujeres pueden tomar medidas cada día para reducir las probabilidades de desarrollar cáncer de mama, junto con varios cánceres y enfermedades crónicas más.

F/M.SC.Dr. Alberto Quirantes Hern{andez , Master en Ciencias y Profesor Consultante, Jefe del Servicio de Endocrinología, Hospital Docente Dr. Salvador Allende, La Habana – Cuba.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s