Colombia lideró la cantidad de asesinatos a defensores de #DDHH en 2016 con 85 casos

TS. Defensores de Derechos Humanos siguen en peligro constante. Colombia, con 85, lideró la cantidad de asesinatos a defensores de Derechos Humanos en el 2016. Solo en el continente americano hubo 217 defensores de Derechos Humanos de los 287 fueron asesinados en todo el mundo.

En el transcurso del año pasado, más de mil defensores de Derechos Humanos (DD.HH.) fueron acosados, sujetos a otras violaciones de sus derechos o asesinados, reportó la organización Front Line Defenders.

En su informe anual de 2016, Front Line Defenders alertó sobre el recrudecimiento de agresiones físicas, legales y sociales en América. Según el informe, 282 defensores de los derechos humanos fueron asesinados en 25 países, 49 por ciento de los cuales defendían derechos de tierras, indígenas y medioambientales.

La mayoría de las muertes ocurrieron en Colombia (85), Brasil (58), Honduras (33), México (26) y Guatemala (12). Mientras que el grupo lo cierran El Salvador (1), Perú (1) y Venezuela (1).

Indígenas en peligro

“La defensa de los Derechos Humanos siguió siendo una labor extremadamente peligrosa”, expone el informe, en el cual se advierte sobre la continuación de violaciones a los derechos de los defensores del medioambiente, de los pueblos indígenas y de las tierras.

En Brasil este grupo representó el 74 por ciento de los atentados en 2016, a través de “acoso judicial, ataques físicos, amenazas, intimidación y campañas difamatorias”, empleadas “tanto por parte de actores estatales como no estatales”.

Igualmente, Front Line Defenders se refirió al homicidio de Berta Cáceres acontecido en marzo pasado, y la posterior represión contra su organización, el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas (Copinh).

“Los representantes legales de su familia sufrieron acoso, asaltaron sus oficinas y robaron sus expedientes. Además, tras el asesinato de Cáceres, otros dos integrantes de Copinh, Nelson García y Lesbia Yaneth Urquia fueron asesinados y dos apenas sobrevivieron a varios intentos de asesinato”, lamentó.

En el documento se critica que las autoridades hondureñas no hayan identificado al autor intelectual del crimen y que la investigación, haya “estado caracterizada por numerosas irregularidades”.

>> Testigo de asesinato de Cáceres denuncia al Estado de Honduras

En el caso de Colombia, que lideró el ranking presentado en el informe anual de la organización irlandesa, se afirma que la evolución en el proceso de paz durante los diálogos sostenidos entre el Gobierno e insurgentes, encontraron un aumento del nivel de violencia sufrida por los defensores.

emilsen-manyoma

Una vez firmado el acuerdo de paz entre el Ejecutivo y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), “13 defensores de DD.HH. fueron asesinados en menos de tres semanas en Antioquia, César, Cauca y Nariño”.

Organismos locales informaron que dichos ataques fueron perpetrados por grupos que intentaban acabar o posponer el proceso de paz, refiere Front Line Defenders.

Uso excesivo de la fuerza     

“En toda la región, la policía o los oficiales del Ejército recurrieron al uso excesivo de la fuerza para dispersar las manifestaciones, siendo pocas las investigaciones realizadas para evaluar si el nivel de represión empleado fue adecuado”, se lee en el texto.

En un año marcado por la violencia policial en Estados Unidos (EE.UU.), Front Line Defenders mencionó los casos del movimiento Black Lives Matter y de Standing Rock Sioux, vejados por las autoridades policiales en la nación norteamericana.

En todo EE.UU., cientos de personas protestaron en julio de 2016 contra los actos violentos en contra de hombres negros cometidos por oficiales de policía

Pistolas eléctricas, cañones de agua, y gas pimienta fueron algunas de las armas usadas en EE.UU. para reprimir las manifestaciones, que en muchos casos terminaba con detenciones.

Impeachment dañino

En su informe anual, la organización resaltó la inestabilidad política y el malestar social generado en Brasil tras el golpe de Estado parlamentario contra la presidenta electa Dilma Rousseff.

>> Seis preguntas sobre el golpe de Estado contra Dilma Rousseff

Durante el Gobierno del presidente no electo Michel Temer, se constata una escalada de violencia contra los defensores de Derechos Humanos.

“Una de las primeras medidas del nuevo Gobierno fue abolir el ministerio encargado de los Derechos Humanos. Se cuestionó el compromiso del Gobierno con el Programa de Protección de defensores de Derechos Humanos del país y su futuro sigue siendo incierto”, expresa.

Sumado a esto, bajo la tutela de Temer la sociedad civil observó una escalada de represión contra los movimientos sociales, junto al uso deliberado de armas letales y no letales contra manifestantes pacíficos.

A nivel general, el director ejecutivo de Front Line Defenders, Andrew Anderson, exclamó: “La escala de los asesinatos en Brasil, Colombia, Guatemala, Honduras, México y las Filipinas es una sentencia sangrienta para los Gobiernos concernidos”.

Por lo cual, Anderson llamó a tener “una respuesta urgente y sistemática”.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s