Volver a José Martí, semilla antimperialista de Latinoamérica

Por Betty Hernández Quintana *. PL en Caracas. El Héroe Nacional de Cuba, José Martí, en su labor periodística e intelectual plasmó como pocos el sentimiento antimperialista y latinoamericano.

Para oponerse a la ocupación estadounidense en los pueblos del sur, consideró necesario actuar no solo en forma física, sino también en defensa de los valores, tradiciones e historia de América.

Muchos historiadores consideran que la estancia del Apóstol cubano en Venezuela entre enero y julio de 1881, de cierta forma robusteció este pensamiento.
En el contexto actual, en el que la garra oculta pero evidente de Washington arremete contra los gobiernos progresistas de la región, es indispensable regresar al ideario martiano.

Al respecto, el embajador cubano en Venezuela, Rogelio Polanco, en exclusiva con Prensa Latina, aseveró que “hoy tenemos que ir a Martí, que siempre confió en la unidad de los pueblos, y se opuso como ninguno en su época al avance imperialista sobre Sudamérica”.

Si esta figura hace más de 100 años esgrimió extraordinariamente el sentimiento de unidad latinoamericana, hoy sus seguidores debemos actuar de la misma manera, señaló.

Frente al avance de las fuerzas retrógradas en la región y en el mundo, se impone una mayor unidad de los movimientos de izquierda, revolucionarios y progresistas, añadió.

El diplomático ratificó la necesidad de impedir que se concrete la Doctrina Monroe, que bajo la premisa “América para los americanos”, hace siglos pretende socavar la independencia y soberanía de nuestros estados.

“Frente al gigante de las siete leguas -como describió Martí a Estados Unidos- hoy más que nunca debemos imponernos en la unidad de los pueblos de América”, indicó.

VENEZUELA EN MARTÍ

José Martí llegó a Venezuela el 19 de enero de 1881 por Puerto Cabello, y el 20 de enero tomó el vapor Felicia rumbo a La Guaira, estado de Vargas, según recientes descubrimientos historiográficos.

El 21 de enero continuó su recorrido en una diligencia hasta Caracas, por un sendero conocido hoy como “Camino de los Españoles”, donde queda un monumento conmemorativo.

A pocos días de cumplir 28 años llegó al lugar donde nació una de sus mayores influencias: Simón Bolívar, y su objetivo era recolectar apoyo para sus proyectos libertarios en Cuba.

Esta urbe para él era la “Jerusalén de los sudamericanos, la cuna del continente libre, donde Andrés Bello, un Virgilio, estudió; donde Bolívar, un Júpiter, nació”, según sus escritos de la época.

Hoy, Caracas y todo el país le devuelven la devoción al prócer caribeño con una jornada conmemorativa político-cultural desde el 19 hasta el 28 de enero.

Al respecto, el embajador Polanco destacó los homenajes por el natalicio de Martí y el aniversario de su llegada a Venezuela.

Consideró esta fecha como un momento para renovar la solidaridad entre ambos países, ante las agresiones de la derecha nacional e internacional contra el gobierno bolivariano.

“Es un momento de agradecimiento a Venezuela por mantener viva la figura, ideas y pensamiento del Apóstol cubano, y más importante, mantenerlo hoy siendo un país revolucionario, a la vanguardia de la lucha de América Latina”, expresó.

Con la jornada martiana podemos renovar la colaboración bilateral que también cobra nuevos bríos con la firma del Convenio Integral de Cooperación 2017, destacó.

Este mecanismo retoma varios proyectos de años anteriores y los actualiza acorde a las nuevas realidades de ambos países, precisó.

LUCHAS ACTUALES

En medio del asedio a los gobiernos progresistas de América Latina, la región continúa obteniendo victorias como la liberación del independentista puertorriqueño Oscar López Rivera y el fortalecimiento de varios de sus mecanismos integradores.

Sobre el luchador boricua, el diplomático cubano consideró que su liberación demuestra que la lucha de los pueblos del continente tiene sentido, y que solo con la perseverancia y la unidad es posible arrancar victorias al imperio.

“El hecho de que López Rivera próximamente vea la luz de la libertad es también una demostración de la lucha de América Latina por la independencia de Puerto Rico”, señaló.

Por otra parte, destacó el impacto de los organismos de integración continental como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) que recientemente celebró su quinta cumbre de jefes de Estado y de gobierno.

Este organismo surgió en Caracas, bajo el liderazgo del comandante Hugo Chávez -recordó Polanco- y en 2014 en La Habana, Cuba, se proclamó a América Latina como zona de paz.

En ese momento el bloque rechazó todo intento injerencista contra nuestros pueblos, por tanto el decreto del expresidente Barack Obama que califica a Venezuela como una “amenaza” a Estados Unidos, y su renovación, es una afrenta a nuestros pueblos y nuestros gobiernos, señaló.

Los pueblos de América Latina repudiaron esa medida desde su proclamación en 2015, bajo la premisa de que es una acción agresiva, injerencista, que no tiene cabida en una región de paz, explicó el embajador cubano.

Añadió que la mayor de las Antillas condenó ese decreto y exige su definitiva derogatoria.

En un contexto de incertidumbre política y de luchas entre izquierdas y derechas no solo en Sudamérica, sino en todo el mundo, las ideas martianas retumban en nuestros oídos, como un referente del pasado que nos advierte los riesgos del futuro.

*Corresponsal de Prensa Latina en Venezuela.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s