La Juventud cubana, divino tesoro de la Patria

Tribuna de la Habana. A través de los siglos los jóvenes han tenido un rol preponderante en la evolución y el desarrollo de las sociedades antiguas y contemporáneas.

En este milenio de avanzadas tecnologías de punta y acelerado progreso de las técnicas de la comunicación y era digital, resulta más importante aún la participación de la juventud en el perfeccionamiento y avance de las estructuras socio-económicas de las naciones.

Lamentablemente, en disímiles latitudes geográficas se constatan por parte de algunos gobiernos estrategias de manipulación mediática orientada ingeniosamente a este segmento poblacional con fines poco decoroso, y abundante mezquindad.

Existen también lugares del Planeta en que son empleados como objeto de placer en negocios altamente lucrativos, sin distinción de sexo, lo mismo afecta a inocentes infantes como adolescentes y jóvenes, ( a veces bajo régimen de secuestro), obligados a ejercer la prostitución, drogadicción, y asistir a actos de violencia en los cuales la vida deja de valorarse como merece.

Generalmente la fuente para el tráfico de personas es extraída de naciones subdesarrolladas y pobres del mundo. La carencia de oportunidades de estudio, trabajo digno y la imperiosa necesidad de sustentar a las familias han sido una de las causas esenciales de esos flagelos.

Los sistemas políticos tienen responsabilidad en el presente y futuro de sus jóvenes. Si se restringen los accesos a servicios básicos para la supervivencia, o estos son privados del conocimiento, la marginación de la sociedad menoscaba el intelecto y favorece la aparición de antisociales, mercenarios, terroristas y hechos delictivos que laceran principios humanos, y valores en las personas.

En Cuba, a pesar de objetivas limitaciones económicas muy acrecentadas en las últimas décadas a consecuencia del bloqueo de Estados Unidos, los niños, muchachos o muchachas de la Isla cuentan con la protección del Estado, las organizaciones sociales y de masas, y particularmente con la Constitución de la República que contempla acápites dirigidos a la salvaguarda de los derechos elementales de este importante sector de la población.

La actualización del modelo económico de la Mayor de las Antillas tiene como principal protagonista a su juventud, el divino tesoro en el cual Martí y Fidel depositaron siempre la máxima confianza. Hoy cada vez más capacitada y lista para hacer frente a las insuficiencias y a los desafíos actuales representados por la profunda desigualdad existente entre las naciones del Norte y el Sur, y agravado por la ambición de intereses globales y transnacionales que absorben la savia de los pueblos.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s