Casi listas zonas de reagrupación guerrilla colombiana

Por Félix Albisu, enviado especial Iconozo, Colombia, PL. El comandante Carlos Antonio Losada, miembro del Secretariado de las FARC-EP, afirmó que antes del viernes debe completarse el traslado de las últimas unidades guerrilleras que faltan a áreas de reagrupación transitoria, conocidas como zonas veredales.
El jefe insurgente recibió a Prensa Latina en su comandancia en las alturas de La Fila, una vereda montañosa en la que están asentados ya desde hace algunos días en tres campamentos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo, varios cientos de guerrilleros y donde se preparan las condiciones para la dejación de las armas.


Losada dijo que sólo quedan fuera de las zonas veredales en estos momentos los frentes 14, 15 y tercero, con lo que la totalidad de los combatientes de las FARC-EP estarán ya en dos días en las 23 zonas (y otros 9 puntos) de reagrupación asignadas.

El comandante guerrillero, cuyo nombre real es Julián Gallo Cubillos, y quien se inició en la política en las filas de la Juventud Comunista de Colombia (JUCO), se refirió en una amplia conversación a los pormenores del cumplimiento de los acuerdos adoptados con el gobierno y que están en estos momentos en su pleno apogeo de puesta en práctica.


Lozada, quien simultáneamente está encargado de la formación del aparato de comunicación social frente a la nueva etapa de desmovilización de ese movimiento insurgente, se refirió en principio a la situación de la verada La Fila, a unos 15 kilómetros de la cabecera municipal de Iconozo, en el departamento suroccidental de Tolima.

Dijo que como en la totalidad de las zonas veredales que se han creado, cuando los guerrilleros llegaron aquí encontraron -contrario lo pactado en los acuerdos de paz- que no estaban creadas las obras comunales, como cocina, comedores, aulas, servicios de agua y electricidad.

Aquí no había absolutamente nada. Todo estaba en tierra pelada, a excepción de la energía eléctrica tomada de un tendido del sistema nacional que cruza cerca de la comarca, todo lo demás que ya está levantado, incluidos los cambuches (ranchos rústicos para viviendas), lo tuvieron que construir los propios guerrilleros, apuntó.

Añadió que incluso se les presentó un caso complejo por falta de los servicios de acueducto prometido, pues el agua que consumen de un caño (arroyuelo), que pasa por aquellas montañas de la cordillera Oriental, sus aguas están llegando ahora hacia abajo, a las comunidades campesinas, contaminadas.

Explicó que ello llevó a que acordaran con los lugareños de la comarca y realizar junto a los guerrilleros un trabajo voluntario conjunto para dar solución al problema en esta propia semana.

Hasta ahora no hemos avanzado lo suficiente para la elaboración de una ruta crítica para la dejación de las armas, porque realmente hay demora en la adecuación de las obras, lo cual prácticamente paralizó el cronograma previsto, anotó Lozada.

Acentuó que primero hay que adecuar las zonas veredales en su totalidad con abastecimientos que faltan, pero al mismo tiempo falta la implementación de los acuerdos en lo que tiene que ver con la elaboración de las normas, las leyes y los decretos principales que corresponden a la rama judicial, para la aplicación del indulto y la amnistía.

Entonces va a ser un poco demorado todavía que nos sentemos a elaborar el cronograma definitivo para la dejación de las armas, porque estamos asimismo a la espera de que salgan de las cárceles los cerca de nueve mil colombianos, contando los combatientes insurgentes y civiles, presos por simpatizar con las FARC-EP, expresó.

Comentó que en el caso de la adecuación de las zonas verdales ha existido desidia de los funcionarios del gobierno de ejecutar los acuerdos como corresponde.

Por oro lado, Lozada, quien participó durante dos años en las negociaciones de paz con el gobierno colombiano en Cuba, hizo un análisis en cuanto a las manifestaciones de simpatía que provoca la presencia de las FARC-EP en sus nuevos destinos y locaciones provisionales.

Dijo que esa relación con la sociedad fue un tema largamente discutido en la mesa de La Habana, porque el gobierno y los militares pretendían que los campamentos quedaran retirados en la profundidad de la selva y la población no tuviera acceso a ellos.

Jamás aceptamos que se nos fuera a separar de esa relación con el pueblo. En los protocolos del acuerdo de paz no existe nada que prohíba esa relación con la población civil, que algunos medios nacionales han criticado, explicó.

Añadió que diariamente llegan al campamento representantes de los más diversos sectores de la sociedad y también de partidos políticos, como el Comunista, Los Vedes y el Polo Democrático, entre otras fuerzas políticas, para intercambiar sobre la marcha de los acuerdos de paz.

Narró que el campamento fue visitado ya por el alcalde de Iconozo, junto al párroco de la localidad, sectores religiosos, comerciantes y delegados de las juntas de acción comunal y se abordó en el encuentro como se funcionará en la zona, con una relación permanente de coordinación con las autoridades del municipio.

En esa oportunidad hasta se ofreció una misa en el campamento a cargo del párroco de Iconozo, apuntó.

Lozada estimó que de cumplirse el cronograma de los acuerdos, para finales de mayo o principios de junio podría emprenderse el paso del desarme de la guerrilla, para entrar entonces de lleno en el trabajo político preelecrtoral del movimiento, con miras a los comicios del próximo año.

En ese sentido, argumentó que las FARC-EP tienen una visión distinta para hacer política, por lo que no será sólo un propósito electoral, sino que van a estar muy ligados las localidades, a las comunidades, buscando generar un poder desde abajo en los territorios.

También el comandante insurgente se refirió a los peligros que encierra el hecho de que las elecciones distraigan el compromiso de los acuerdos de paz, sobre lo cual han alertado, en cuanto a las previsiones necesarias a tomar, en la medida que avancen los tiempos políticos.

Al respecto expresó que muy probablemente la propia coalición mayoritaria de gobierno en el Congreso va a comenzar a desmoronarse con el influjo del sufragio por venir y así se pone en riesgo la mayoría que se requiere para hacer aprobar leyes que son normativas de los acuerdos de paz.

A una última pregunta de Prensa Latina sobre cual calificación daría a la colaboración con el Ejecutivo en la implantación de los acuerdos de la capital cubana, entre mal, regular o bien, dijo rotundamente que regular, porque a pesar de que indudablemente han existido avances, hay también deficiencias muy notorias del gobierno, subrayó.

Ello va a requerir en su seguimiento de un trabajo de gran exigencia en estos meses por la Comisión de Implementación y verificación, como también del Consejo Nacional de Reincorporación, las dos instancias que están encargadas de hacer avanzar el proceso de concreción de los acuerdos de paz.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s