Gabriel García Márquez retorna a Cuba en escultura

PL en La Habana. El escritor colombiano Gabriel García Márquez camina desde hoy en un patio del centro histórico de esta capital gracias a un arte que el artista cubano José Villa Soberón domina con maestría: la escultura.

Algunos lo conocen como el resucitador, pues el Premio Nacional de Artes Plásticas de 2008 sentó a John Lennon en un parque de esta capital, y recostó a Ernest Hemingway en la barra de su bar-restaurante favorito en La Habana, El Floridita, como si aquí vivieran.
También por obra de Villa Soberón, la Madre Teresa de Calcuta transita apacible por el jardín del Convento de San Francisco de Asís en La Habana; y afuera de la propia edificación el Caballero de París -una leyenda urbana de la ciudad- pasea entre palomas y turistas.

El jardín del Liceo Artístico y literario de La Habana, en el Palacio del Marqués de Arcos, fue el escenario escogido para la escultura inspirada en el momento en que el prolífico escritor y periodista acudió a la ceremonia de recibimiento del Nobel de Literatura, en Estocolmo, Suecia, en 1982.

Muchas personas estaban vestidas con frac y sobre él lucían sus condecoraciones, mientras García Márquez llegó con un liquiliqui (traje tradicional de los Llanos, región geográfica de Suramérica localizada entre Venezuela y Colombia), rememoró Villa Soberón en diálogo con Prensa Latina.

En una de sus manos traía algunos libros y en la otra una flor amarilla, añadió admirado y según confesó, él acepta trabajar solo cuando logra escoger una imagen con la cual se puede conectar.

La pieza ya existe en Colombia, pues le fue encargada al artista cubano de la plástica para colocarla en el Museo del Caribe en Barranquilla, pero el actual embajador de ese país suramericano en La Habana, Gustavo Bell, insistió en instalar una copia aquí, en una ciudad visitada muchas veces por el autor.

Charlie Cordero.

De acuerdo con Villa Soberón, el contexto de la XXVI Feria Internacional del Libro, celebrada en la capital cubana del 9 al 19 de febrero, brinda el marco propicio para inaugurar la pieza pues se le rinde homenaje a García Márquez por los 90 años de su nacimiento y los 50 de la publicación de Cien años de soledad.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s