No son hechos aislados es el contraataque del sistema de dominación imperialista.

Por Pedro Pablo Gómez. No tenemos por qué pensar que los representantes de los gobiernos capitalistas sean tontos. Todo lo contrario, planifican sus operaciones para mantener el poder a largo plazo, ejemplo reciente es el plan desarrollado en Brasil para obtener el triunfo en las elecciones presidenciales en que el candidato Jair Bolsonaro se impuso con clara mayoría.

El método empleado para eliminar a la presidenta Dilma Rousef cuando apenas se hablaba de las próximas elecciones contó con la complicidad de los viejos politiqueros y una parte de la cúpula militar, basados en acusaciones nada serias pero suficientes para lograr sus propósitos con un marco ‘’legal’’. Desde ese momento ya se estaba preparando con el contubernio del juez Sergio Moro- en la actualidad ministro de ‘’Justicia’-’ el proceso a seguir para eliminar al potencial ganador de la contienda electoral por el Partido de los Trabajadores, Luis Ignacio Lula Da Silva.

Con gran apoyo de los medios de comunicación y la utilización de falsas noticias y argumentos lograron el inicio de la cadena de hechos jurídicos para lograr encarcelar al candidato favorecido del pueblo con el objetivo estratégico de sacarlo de circulación, además de invalidarlo como contendiente para la presidencia. De hecho Lula se mantiene en la cárcel a pesar de las voces que internacionalmente claman por su liberación de la injusta causa por lo que lo encerraron.

Pero no vaya a pensarse que esto fue algo nuevo ni distinto, así actuaron para eliminar a Manuel Zelaya y a Fernando Lugo,  a través de entresijos jurídicos de conveniencia y más recientemente se está aplicando el mismo proceso para lograr la eliminación en las próximas elecciones de la República Argentina de la candidata Cristina Fernández, la cual sufre el asedio de jueces que le guardan distintas causas y mantienen su imagen en entredicho con la complacencia del presidente Mauricio Macri, que lucha por ganar un segundo período presidencial a pesar de la crisis política y económica en que está sumido su país.

Hacer de todo para lograr sus propósitos hegemónicos apoyados en los elementos que les facilita la manipulación de personajes insertos en el mundo jurídico que han creado, no para dar justicia sino para manejarla a su antojo.

No se pueden ver estos hechos aislados sino como  el contraataque de un sistema de dominación imperialista que comenzó en 2009 con el golpe a Zelaya y busca ahora revertir los procesos populares en Bolivia, Venezuela y Nicaragua para caer finalmente sobre Cuba.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s